Aguas residuales
Día Mundial del Agua 2017
Cada año la Organización de las Naciones Unidas se concentra en un tema: este año la atención estará dirigida al desperdicio del agua y en cómo reducir y reutilizar hasta un 80% del agua que malgastamos en nuestras casas, ciudades, industrias y agricultura y que fluye de vuelta a la naturaleza, contaminando el medio ambiente y perdiendo nutrientes valiosos.

Necesitamos aumentar la recolección y tratamiento de las aguas residuales y reciclarlas de una forma segura. Al mismo tiempo, necesitamos reducir la cantidad de agua que contaminamos y malgastamos para ayudar a proteger el medio ambiente y los recursos hídricos.

El acceso al agua potable y al saneamiento es esencial para los derechos humanos, la dignidad y la supervivencia de mujeres y hombres de todo el mundo, en especial los más desfavorecidos. También es decisivo para avanzar en la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en su conjunto, puesto que el agua es un hilo conductor de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus metas interrelacionadas:

El Objetivo número 6 indica que garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos, incluye una meta de reducir a la mitad la proporción de agua dilapidada y aumentar su reciclaje.

En la actualidad más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de casa, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o trasladándose a fuentes lejanas, así como a hacer frente a problemas de salud debido al consumo de agua contaminada. La contaminación causada por las aguas residuales no tratadas tiene efectos adversos sobre la salud humana: 1.800 millones de personas se abastecen de una fuente de agua contaminada con heces (animales o humanas). La combinación entre el agua insalubre y un saneamiento e higiene deficientes, es responsable de alrededor de 2 millones de muertes por diarrea cada año.

Las oportunidades de explotar las aguas residuales como un recurso son enormes. El agua tratada de una forma segura es una fuente sostenible y asequible de agua y energía, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables.

Ante la demanda creciente, las aguas residuales pueden constituir una alternativa fiable como fuente de abastecimiento de agua; para ello es preciso cambiar el paradigma de la gestión de las aguas residuales, pasando de “tratar y desechar” a “reducir, reutilizar, reciclar y recuperar”. Las aguas residuales ya no deberían verse como un problema, sino como parte de la solución para problemas a los que se están enfrentando todas las sociedades.



(Fuente ONU/UNESCO)

Tu apoyo será bienvenido… Contáctanos

En Fundación Avista no queremos un medio ambiente, lo queremos completo

Educamos para la conservación y protección ambiental, basándonos en trabajos de investigación científica sobre biodiversidad, hábitats, amenazas, extinción y adecuados planes de manejo. En nuestra comunidad aprenderás a observar, descubrir y proteger a la naturaleza...
Pon tu grano de arena ¡y aportarás una tonelada de ayuda!